BUSCAR

jueves, 5 de octubre de 2017

NEW OLD ORDER 04 - CIENCIA Y MAGIA



Hoy vamos a concentrarnos en tratar de comenzar a comprender qué dicen que creen los iluminados. Y perciban que no dije "lo que creen", sino LO QUE DICEN QUE CREEN. Son dos cosas muy diferentes, y si comenzamos a prestarles atención, se darán cuenta de sus contradicciones, de que un día dicen una cosa y otro una diferente (a veces en el mismo día, a veces en el mismo libro, a veces de un siglo para otro...), y de que todo ellos lo tuercen y retuercen, lo suben y lo bajan, lo estrujan y lo estiran para terminar dándole la forma que ellos quieren... mientras con lengua hábil nos distraen para que creamos que no lo están haciendo, sino que ya estaba hecho desde antiguo.


Vamos a ver el núcleo central de las religiones de misterio, SEGÚN LO CUENTAN HOY. Como les acabo de decir, esto no quiere decir ni que sea verdad, ni que haya sido así siempre. Estas personas no son confiables porque... bueno, ya saben, "todo es relativo"... a sus necesidades del momento, de manera que hoy pueden decirte "blanco" y mañana, sin que se les mueva un pelo, asegurarte que es "negro" y que además, jamás dijeron "blanco", sino que fue tu comprensión limitada la que infirió eso. Por eso todo resulta tan extremadamente confuso, que por momentos te hacen pensar una cosa y en seguida una completamente opuesta, para generar dentro del "profano" (esos somos nosotros, el ganado) la sensación de inferioridad porque su cerebro no consigue procesar... LO IMPROCESABLE. El cerebro funciona muy bien y percibe las contradicciones y da dolor de cabeza, lo difícil es tratar de conciliar esa evidencia que el cerebro nos muestra con la mentira que ellos dicen con una sonrisa. Ellos no tienen contemplaciones cuando se trata de cortar cabezas, pero han adiestrado a la sociedad en una actitud tibia y blanda en la cual es obligación tolerar cualquier cosa, hasta las mentiras, siempre que las digan educadamente.


Hoy vamos a estar leyendo extractos de un librito de Manly P. Hall acerca de sus creencias más básicas, y viendo a través de sus propias palabras cómo es su lengua serpentina. No estoy hablando de un don nadie, estoy hablando de uno de los autores más respetados y citados, tando en masonería como en medios herméticos en general. Miren cómo habrá sido su importancia que la Wiki nos cuenta que "en 1973, Hall recibió el grado honorífico 33º de la masonería de Rito Escocés Antiguo y Aceptado​ sin al parecer haber sido iniciado en una logia simbólica". También compararemos sus palabras con los originales que pretende citar.



Se utiliza el color ROJO para los escritos de los Illuminati, el AZUL para la resistencia, y el VERDE para las Escrituras.


"LA FRANCMASONERÍA DEL ANTIGUO EGIPTO"

MANLY P. HALL



 Manly P Hall - Freemasonry Of The Ancient Egyptians



Ahora se reconoce generalmente que los egipcios, de todos los pueblos antiguos, eran los más cultos en las Ciencias Ocultas de la Naturaleza. Los más sabios de los filósofos de otras naciones visitaron Egipto para ser iniciados en los Misterios sagrados por los sacerdotes de Tebas, Memphis y Hermópolis. Tales, Solón, Pitágoras y Platón viajaron de Grecia al delta del Nilo en busca del conocimiento. Al regresar a su país, estos hombres iluminados reconocieron que los egipcios eran los más sabios de los mortales y los templos egipcios para ser los repositorios de las más sublimes doctrinas concernientes a la historia de los dioses ya la regeneración de los hombres. 
El declive de Egipto bajo los Ptolomeos resultó en la disipación de los sagrados arcanos y la violación de los santuarios de los Dioses Herméticos. 

Este período Ptolemaico va desde la muerte de Alejandro Magno hasta el 30 aC., y al parecer fue una "infiltración" griega en los misterios egipcios.


Los sacerdotes se retiraron a los desiertos y emigraron a tierras más hospitalarias. En los lugares lejanos y desolados, los viejos ritos prosperaron de nuevo, y los Hierofantes aún juzgaron con los cuarenta rollos extendidos delante de ellos en la parte superior del altar. 
La cultura europea, frustrada por la Edad Media, languidecía en las mazmorras patrísticas, para ser liberada artísticamente por el Renacimiento y religiosamente por la Reforma. (Presten atención a esto, porque lo veremos más adelante. Hall está llamando al Renacimiento de "movimiento liberador", y eso no sorprende, PERO TAMBIÉN MENCIONA A LA REFORMA). Sin embargo, no fue sino hasta el siglo XVIII de la era cristiana que ese pensamiento, liberado de la esclavitud a la sofistería y la pedantismo, reconoció y aceptó el endeudamiento que cada generación debe a la antigüedad. Los sabios del siglo dieciocho buscaban valientemente, en la ruina del tiempo, entre los monumentos maltratados medio enterrados en arena egipcia, por las llaves perdidas de las ciencias sagradas. Sólo la erudición puede reconstruir y rededicar los santuarios arruinados y profanados de la Vieja Sabiduría. (La gnosis, siempre la gnosis).
Poco perceptible en los sutiles indicios de los escritores clásicos, arcanamente insinuados en el símbolo y la fábula, y veladamente ocultos por las grandes instituciones de la filosofía clásica, la Doctrina Secreta puede ser recuperada para enriquecer y completar ese conocimiento material que es el jactancioso poder de los hombres modernos. 

Como podemos ver, resulta prácticamente imposible, "a ojos del profano", conseguir ver esas cosas. Lo cual resulta muy conveniente porque permite decir que hay una figura donde sólo se ve una mancha de humedad... 


La fábula de Isis y Osiris pertenece al período más temprano de la especulación metafísica egipcia. El mito del dios moribundo se repite en la mayoría de las grandes religiones del mundo. La vida, la muerte y la resurrección del inmortal-mortal se han convertido en el prototipo de numerosas doctrinas de la regeneración humana. 
(...)  
Incluso en el tiempo de los Césares, la cultura de los egipcios no era más que una leyenda, porque durante el apogeo de Julius, el decadente sacerdocio de Amen-Ra, Isis y Osiris eran ajenos a la sabiduría esotérica de sus propios cultos. Los faraones predinásticos —los príncipes celestiales coronados con las plumas de la verdad y manejando por derecho divino los cetros de los tres mundos— se habían ido al misterio de donde habían venido. Roma sustentaba los monumentos desmoronados del doble imperio, pero en vano. Uno a uno, los orgullosos Colosos de una grandeza desaparecida avanzaron hacia el olvido de la arena. 
(...)
En parte, por lo menos, los romanos parecían sentir la importancia de los sistemas filosóficos y culturales de sus vecinos norteafricanos, y los pseudo-egiptólogos de Europa, durante la Edad Media, derivaron su inspiración y datos casi exclusivamente de versiones latinizadas de egipcio cultura. Puesto que, en sus comentarios, César ha observado que Mercurio había emigrado a las galias y a los británicos y había establecido su adoración entre estos pueblos, ¿por qué no aceptar también la creencia popular de que, cruzando el Mediterráneo, Plutón había establecido, bajo el nombre de Serapis, poderosa secta entre los egipcios ptolemaicos? En todo caso, no requiere mayor imaginación que la sugerencia del padre Kircher, el sabio jesuita egiptólogo, de que Osiris e Isis eran respectivamente Adán y Eva, y que el malvado Tifón no era otro que Caín que se había extraviado un poco de su domicilio sirio, adquiriendo la cabeza de un caimán y el cadáver de un cerdo en camino. Nada es más patético en la historia de la religión que la asunción siempre lista de los escolásticos cristianos de que los vicios de los paganos son inherentes, mientras que sus virtudes se plagian de la Sagrada Escritura.

Hall dedicará prácticamente los dos siguientes capítulos a dar un panorama general de la historia y uno particular de la estupidez de los "egiptólogos", muy especialmente si fueron cristianos, acusándolos (como arriba), de "emparejar" todas sus conclusiones con las Escrituras (como si sólo narraran una historia particular de un pueblo y no la de toda la humanidad, siendo según el sr Hall sólo la egipcia la narración válida, al parecer) y de realizar especulaciones basadas en autores de otras civilizaciones que son los que recogen estas historias míticas (PERO ÉL DEBE HACER LO MISMO Y TAMBIÉN USARÁ A PLUTARCO, y también especulará —y lo hará en gran estilo y medida, agregando lo que quiere). Desde antiguo, MUY ANTIGUO, viene la historia de la guerra de los dos sacerdocios, y al final de todas las disquisiciones de ellos la veremos con mayor detalle).



Aunque los descendientes de Romulus y Remus (o sea, Roma, que Hall asocia de forma unilateral con el cristianismo) desarrollaron una serie de sistemas teológicos que contenían ciertos elementos espectaculares, sin embargo, en comparación con otras naciones, difícilmente puede decirse que tomaron su religión muy en serio. Cicerón y Marco Aurelio, dos destacados filósofos romanos, eran eclécticos puros, y el emperador Juliano, el más noble pensador que jamás usó la púrpura romana (Juliano el apóstata, que intentó reinstaurar el paganismo pre-constantino), sacó su sabiduría de la fuente alejandrina del neoplatonismo. El populacho romano estaba tan obsesionado con la explotación de los puntos de vista políticos y la expansión territorial que las más finas ramificaciones de la cultura racional parecían escapárseles. Lentamente y dolorosamente, eran los cachorros de la loba civilizada. Como camaleones, los legionarios romanos adoptaron el sistema teísta de cualquier pueblo que subyugaran en el momento, al parecer viendo cada panteón extranjero como parte del botín legítimo de la conquista. Metafóricamente hablando, los mismos dioses de toda raza conquistada acechaban encadenados detrás del victorioso general romano en su marcha triunfal por la Ciudad Eterna.
(...) 
La amarga animosidad entre los iniciados paganos y las primeras sectas cristianas hizo inevitable la extinción de las antiguas órdenes secretas. La cruz victoriosa, sin embargo, cuando se metamorfoseó en un mango de espada, difícilmente podría considerarse como haber templado su concepto de justicia con misericordia. La premisa cristiana era breve y simple: todos los dioses que no eran Jehová y Su Hijo eran demonios y los que siguieron a estos demonios constituían la legión de los condenados. La quema del Serapeum bajo el edicto de Theodosius el bueno marcó el cierre de la vieja era. Por esta acción de vandalismo la iglesia temprana se proclamó enemiga del aprendizaje, destruyendo voluntariamente una gran biblioteca que había guardado la sabiduría acumulada de diez mil años. El Serapis tristemente enfrentado cayó, su pira funeraria alimentada por cuatrocientos mil rollos de pergamino ardiendo —los secretos de Egipto se perdieron.

Y esta fue la verdadera y gran afrenta, imperdonable para ellos, haber quemado todos sus amados libros. Por supuesto no fue ni la única ni la primera, pero pueden verlos llorar por la pérdida de... sí, es de su conocimiento. No les importa demasiado lo que contienen los libros, sólo lo que representan en sí. Ellos son, desde el comienzo, los hijos que se alimentan del árbol del conocimiento del bien y del mal (y lo citan muchas veces), buscando su redención ÚNICAMENTE A TRAVÉS DEL SABER (la gnosis). Esa gnosis puede contener diferentes cosas, porque veremos que no hay dos ramas iguales, pero a ellos las diferencias no les importan, al contrario, las estimulan (por supuesto, ya que alimentan la confusión). Pero yo les digo que esto es así porque no se trata de ninguna religión antigua, sino de un cuerpo que crece y se modela y remodela con sus propios pensamientos e imaginaciones, de manera que cuando surge un individuo en el tiempo con grandes pensamientos, colorea esa parte del cuerpo, la afecta y la cambia, hasta que venga el siguiente, a agregar lo suyo propio. Ese es el crecimiento de la mentira, no un crecimiento armonioso donde la planta da el fruto de su especie, sino donde no se puede saber qué saldrá de ese fruto. Esto recuerda a los escribas con forma de grandes conos de "La sombra fuera del espacio" de Lovecraft, un cuento que ciertamente habla de la hermandad oculta que se encarga de guardar y transmitir los secretos. 

Siempre hubo sólo dos semillas en la humanidad, luchando entre sí, y ya veremos que la verdad de esto que digo se encuentra justamente en el meollo de sus propias fábulas. Encontraremos varias afrentas más a lo largo de la historia, guardadas como mojones del odio entre dos sacerdocios, siempre enfrentados, y eso explicará ciertos grandes acontecimientos históricos, ya que cada una de estas líneas mueve muchos hilos ocultos. nosotros vemos sólo las grandes olas, pero no vemos a los que, escondidos debajo de las aguas, luchando entre sí, producen estos maremotos que matan a quienes están en la superficie. 

Habiendo borrado este santuario del conocimiento, la Iglesia lanzó sobre un programa de disensión interna que duró varios siglos en una forma más o menos violenta. Los eruditos cristianos entonces inauguraron un elaborado programa de reconstrucción arqueológica. El resultado fue un conglomerado ridículo de la puerilidad que durante varios cientos de años fue emitido en un mundo relativamente analfabeto bajo el nombre de egiptología. 
(...) 
La arqueología debe dividirse en dos escuelas. La primera, compuesta por hombres de mentalidad estrictamente materialista, clasifica, pero nunca intenta interpretar ni aplicar, ni siquiera, por lo tanto, para agrupar los fragmentos de viejas civilizaciones y culturas. La segunda es la escuela intuitiva, generalmente considerada como poco ortodoxa por los fanáticos del primer grupo. Los intuicionistas intentan construir algún patrón razonable fuera de los restos. Se atreven a especular, utilizando la mente como un instrumento de exploración e investigación. Es este último grupo el que, hasta cierto punto, percibe el significado de los viejos sistemas metafísicos. Se dan cuenta casi intuitivamente de que un amplio aprendizaje, al mismo tiempo profundo y elevado, existía entre las antiguas naciones.

Esta es la parte que les encanta, y si no ven aquí claramente representado el conjunto de lo que actualmente se llama "ciencia", no sé dónde. Por supuesto, el proceso investigativo contiene su parte de especulación, mientras se avanza, el problema es cuando se toma cada paso como el final y se pretende establecer como regla absoluta, o cuando se confunden las especulaciones con la realidad y dan surgimiento a tantas teorías contradictorias entre sí, pero que deben todas ser aceptadas como "científicas". Pero la finalidad de la ciencia sería explicar las cosas, no confundirlas... Además, especulaciones son simplemente eso, mientras no se compruebe su "estabilidad" y realidad aplicada, sobre todo y muy especialmente en los campos abstractos de la metafísica, la psicología, la religión, etc. Porque al final de cuentas, cualquiera puede especular acerca de lo que imagina, y con todo, eso no lo vuelve real. Ah, bueno, pára ellos sí, haz lo que quieras...


Limitada a los elementos contenidos en el materialismo moderno, resulta difícil, si no imposible, interpretar adecuadamente cualquier civilización antigua, ya que con muy pocas excepciones, estas razas más antiguas estaban impregnadas de abstracciones. (...) Para el sofista del siglo XX, los elaborados panteones y fábulas de las viejas religiones representan una mezcolanza de absurdos. Los viejos dioses son rechazados instantáneamente y ninguna razón para su rechazo se considera necesaria.
Los creyentes sencillos han vivido en todas las épocas, pero ¿por qué debemos presumir que los egipcios en masa han adorado a una serpiente con las patas traseras sólo porque ocasionalmente dibujaron imágenes de una? 
(...)
Nuestro propósito al preparar esta escritura actual es sugerir una interpretación de la tradición metafísica egipcia en armonía con las enseñanzas establecidas en lo que se llamaban los Misterios. Sentimos que hay suficiente evidencia acumulada expuesta en los escritos de las antiguas naciones para justificar la aceptación de una explicación metafísica a las viejas teologías. Alphonse Mariette establece la premisa a partir de la cual debemos desarrollar nuestro tratado actual:
"A los iniciados del santuario, sin duda, se reservó el conocimiento del dios en abstracto, el dios escondido en las profundidades insondables de su propia esencia. Pero para la adoración menos refinada del pueblo se presentaron las interminables imágenes de las deidades esculpidas en las paredes de los templos ".

Refiriéndose despectivamente todo el tiempo a aquellos que no comparten su manera de pensar como si fueran seres inferiores, esta táctica es una de las más eficaces a la hora de convencer a las personas de la validez de los propios argumentos, aún cuando los mismos se basen en "sentimientos", "intuiciones" y "especulaciones", QUE SON AMONESTADOS EN SUS CONTRARIOS. Los demás no pueden hacerlo, sólo ellos, "los elegidos", pueden especular y ser brillantes y encima hay que creer sus delirios. Lo terrible es que LA MAYORÍA LOS CREE, no porque los comprendan sino porque NO QUIEREN SER CONTADOS EN EL BANDO DE LOS "COMUNES". El sentimiento humano de querer ser siempre "especiales" los está llevando a la perdición, y estos individuos mediocres se unirán sin dudar para atacar a quienes piensen de otra forma o a quienes consideren inferiores. ¿Suena a bullying? Bueno, esa es la práctica. ¿Y la tolerancia? Sólo para ellos, claro... ¿Y todo para qué? Al final, también elos serán eliminados, porque nunca fueron considerados.



Parecería que la mayoría de los egiptólogos están bajo el encabezamiento general del grupo menos refinado, porque se contentan con contemplar las formas externas de las divinidades, pero nunca han intentado comprender ese concepto místico amplio de la vida de que estos dioses no eran más que el exterior semblanza y símbolo concreto. ¿Cómo podemos ignorar tal afirmación como aparece en la estatua de un sumo sacerdote que se encontró en Memphis: "Él conocía las disposiciones de la tierra y el infierno, no había nada escondido de él, adoraba a Dios y lo glorificaba en sus designios; cubierto con un velo el lado de todo lo que había visto". Tales indicaciones tienen significado. Nos aseguran que los egipcios eran conscientes de su tradición esotérica. Un padre cristiano primitivo, Orígenes, que era en el fondo un filósofo pagano, agrega su testimonio: "Los filósofos egipcios tienen nociones sublimes con respecto a la naturaleza Divina, que guardan en secreto, y nunca descubren al pueblo sino bajo un velo de fábulas y alegorías".
(...) 
Inspirados, pues, con el deseo de rescatar de la sabiduría de los antiguos egipcios una pequeña parte de su doctrina secreta, trataremos de reunir algunos de los fragmentos sagrados. En la siguiente sección clasificaremos los orígenes de nuestra información para que no haya dudas razonables sobre el fundamento sobre el cual construimos esta interpretación. Con las herramientas que tenemos a mano intentaremos reconstruir la Casa de los Misterios, sin utilizar materiales ajenos a la estructura original. La condición de la ruina hace imposible la restauración del edificio a su grandeza original, pero, si podemos percibir incluso una pequeña parte de su belleza, estaremos inspirados a una mayor investigación y un mayor esfuerzo.
MAGIA EGIPCIA
Isis era la patrona de las artes mágicas entre los egipcios. El uso a que la magia debe colocarse se revela en el ciclo Osírico, donde Isis aplica el más potente de sus encantos e invocaciones para lograr la resurrección de Osiris. En otras palabras, la redención del alma humana.

Este es el fundamento más básico desde siempre: REDENCIÓN. Ahora bien, yo pregunto: ¿REDENCIÓN DE QUÉ, SI SE CREEN INTRÍNSECAMENTE BUENOS? La redención implica que el que debe ser redimido está en una posición negativa, de la cual debe ser sacado. Bien, estos hombrecitos han hecho propios los pensamientos de otros seres que sí necesitan redención: los caídos. No porque los hombres no la necesiten, todos la necesitamos, pero porque siguen el pensamiento completo: LA REDENCIÓN ES POR OBRAS (Isis hace magia).



Yo creo que los dioses de Egipto eran elementos de un sistema mágico profundo y poseían un significado muy diferente de los avanzados por los egiptólogos modernos. Las diversas deidades del valle del Nilo eran elementos de un elaborado sistema metafísico mágico, una especie de cabalá ceremonial. Esto no se puede negar.

Resulta divertida la forma de proposición "psicológica" de las propuestas. Arranca con una opinión personal ("yo creo"), y una vez emitida su creencia, la remata: "ESO NO SE PUEDE NEGAR", cerrando la puerta a discusiones. ¿Y quién le discutiría? El ganado se niega de plano a leer y educarse lo mínimo como para poder responderles, entonces cierran sus bocas por miedo a ser empujados al grupo de los... RIDICULARIZADOS. Y con esto se encierra una cuestión que ahora se da por sentado que ES ASÍ, y es así porque el sr Hall así lo dice. Es palabra santa. En el cristianismo y judaísmo hemos estado luchando contra las tradiciones de hombres y sus posturas de "infalibilidad", PERO LOS GNÓSTICOS Y METAFÍSICOS "SUPERIORES" HACEN EXACTAMENTE LO MISMO. En verdad, siempre es lo mismo: técnicas de manipulación para dominar a la masa. Porque al final, mucho "yo te iluminaré", pero siempre es YO te iluminaré, porque YO soy superior, vas a tener que hacer lo que te diga porque soy más sabio y estoy en un nivel más avanzado, he pasado por más iniciaciones. Siguen estando bajo el control de otros, y se creen libres.



Pero incluso cuando está impresionado con la realidad de este hecho, el egiptólogo moderno todavía rechaza. "Suponiendo —se pregunta— que los egipcios poseían una elaborada doctrina metafísica, ¿de qué valor es su redescubrimiento en una época en que el natural ha demostrado ser mediocre y lo sobrenatural inexistente?. Aunque estas personas extinguidas cuyas momias el desorden de nuestros museos eran los guardianes de alguna tradición misteriosa, simplemente hemos superado la idea de que el pasado muerto enterraría a sus muertos. Preferimos vivir en una era de iluminación, una iluminación que podrías aplastar pidiéndonos que abracemos las supersticiones de nuestros remotos antepasados ​​". 
Estas supersticiones, sin embargo, es interesante observar, son duras de matar. 
Sir Gaston Maspero en su "Nueva Luz sobre el Antiguo Egipto", habla mucho sobre el tema de los milagros egipcios. Su descripción de las estatuas parlantes y en movimiento es especialmente lúcida. Después de explicar que los egipcios nunca emprendieron ninguna empresa importante sin consultar a los dioses, y recibiendo una respuesta de eso, Maspero luego explica cómo se produjeron las respuestas. Describe las imágenes hechas de madera "pintada o dorada como la estatua ordinaria, pero hecha de piezas articuladas que podrían ser movidas. El brazo podría levantarse tan alto como el hombro o el codo, de modo que la mano pudiera colocarse sobre un objeto y mantenerlo. La cabeza podía moverse sobre el cuello, doblarse hacia atrás y volver a caer en su lugar". Maspero luego explica que ciertos sacerdotes reservados para este deber operaron estos maniquíes. No cree que estas estatuas fueran fraudes piadosos, sino que los consultores eran plenamente conscientes de la presencia de los sacerdotes, pero los consideraban como mediadores sagrados y animados cuyos movimientos de las estatuas eran aceptables para la divinidad y bajo su influencia. Habiendo así explicado todos los milagros a su satisfacción. Sir Gastón nos deja un poco poco convencidos cuando dice de las estatuas que él ha descrito tan minuciosamente, "a mi conocimiento nosotros no poseemos ningún espécimen de ellas". ¿Podemos considerar su explicación por lo menos ligeramente "conjetural"? 
¿Por qué no, sr Hall? ES EXACTAMENTE LO QUE USTEDES HACEN, CUANDO ASEGURAN QUE NO PUEDEN HABLAR ACERCA DE LAS FUENTES PORQUE SON UN SECRETO. O bueno, podría citarlo a usted mismo en otros libros (y lo haré), cuando afirma cosas que fueron escritas en libros que después admite que NO PUEDEN SER ENCONTRADOS. Entonces, nuevamente, la especulación es para que ellos inventen sus historias, no para que los demás traten de investigar y elaboren teorías.
Es difícil imaginar que Platón o Pitágoras fueran profundamente impresionados por una divinidad que chirriaba en las articulaciones y daba revelaciones con una cabeza con bisagras. Aunque es posible que en el período decadente de la metafísica egipcia se hayan utilizado subterfugios para estimular la piedad de los devotos, es difícilmente concebible que un orden ilustrado de sacerdocio, profundamente versado en las siete ciencias liberales, pudiera haberse tomado en serio infantil un método de pronunciar oráculos. Ciertamente nunca hubieran podido engañar a los sabios con tales juguetes, y los sabios eran los que más admiraban la sabiduría de los egipcios. 
En la misma clasificación que las asombrosas conclusiones de Maspero, naturalmente caerían las opiniones de Salverte, que creían que los misteriosos y terribles acontecimientos que tuvieron lugar en los misterios tenían su origen en linternas mágicas y espejos. Los primeros padres cristianos acusaron a los paganos de usar las drogas para producir alucinaciones, pero a este respecto la iglesia primitiva, pero se condenó a sí mismo porque ahora es bastante conocido que en las primeras comunidades cristianas la Copa de la Comunión fue drogada para competir con los Misterios paganos.

En fin, puesto a delirar, deliran a fondo. Cuando se trata de denigrar al enemigo, TODO ES VÁLIDO. Y como ellos usan drogas (y lo admiten en sus diferentes escuelas, el uso de hongos y otras sustancias los acercan a sus "experiencias místicas", clásico el chamanismo), tienen que acusar al cristianismo de hacer lo mismo. Si algún grupo en el cristianismo primitivo utilizó drogas, ÉSTOS FUERON LOS GNÓSTICOS. El gnosticismo intentó absorber como propio el "movimiento cristiano", pero lamentablemente no se trataba de uno más de sus dioses, y fueron rechazados. Amargados, se separaron pero no desistieron y continuaron con sus prácticas (también veremos su evolución más adelante). "Salieron de entre nosotros, pero no eran de los nuestros; porque si hubieran sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero salieron, para que fuera evidente que no todos eran de los nuestros" (Yohanan Alef/1 Juan 2:19). Las prácticas de los verdaderos creyentes primitivos no incluyen el uso de drogas (tampoco en la actualidad) porque no necesitan delirar para creer que han "visto" o "sentido" algo, y las "pruebas" esgrimidas no pasan —para variar— de CONJETURAS. O sea, la idea es "TIENEN que haber usado drogas", porque es lo que quieren, entonces traen a tono las mandrágoras de Raquel y Lea (y sólo hacen mención de ciertos efectos soporíferos, cuando la mandrágora fue muy específicamente conocida por sus propiedades de FERTILIDAD, por eso las quería Raquel), y una delirante teoría en la que en el árbol del conocimiento del bien y del mal, la manzana sería el hongo Amanita Muscaria, un alucinógeno (LO CUAL CONVERTIRÍA A SU SAPIENTÍSIMA SERPIENTE EN UN TRAFICANTE DE DROGAS, pero eso no les importa jeje).

Podemos pasar por encima de estos esfuerzos desesperados para refutar los poderes mágicos de los egipcios como surgiendo, no de un conocimiento maduro, sino de un prejuicio desesperado. La magia es demasiado antigua y demasiado universal para ser explicada por los espejos, cables y bisagras. En Egipto estamos tratando incuestionablemente con verdaderas manifestaciones del poder oculto. El sabio autor de Art Magic presenta lo que puede ser aceptado como una estimación razonablemente exacta de los sacerdotes-magos de los antiguos Misterios egipcios. "Eran hombres altamente educados y científicos. Comprendían la naturaleza de la piedra lodera, las virtudes del magnetismo mineral y animal, que, junto con la fuerza de la impresión psicológica, constituían una gran parte de sus prácticas teúrgicas. Comprendían perfectamente el arte de leer los secretos más íntimos del alma, de impresionar a la imaginación susceptible por el encantamiento y la fascinación, de enviar sus espíritus del cuerpo, como clarividentes, bajo la acción de poderosa voluntad; maestros del arte ahora conocidos como mesmerismo, clarividencia, electrobiología, etc. También se dieron cuenta de las virtudes de los imanes, las encías, las hierbas, las drogas y las fumigaciones, y emplearon la música con un efecto admirable". (Véase "La creencia egipcia y el pensamiento moderno). 

No me queda claro quién es el autor de "Art Magic", pero sí que es "sabio" porque piensa como el sr Hall requiere.


El egiptólogo egipcio Lenormant reconoce la magia egipcia como parte esencial de su filosofía religiosa. James Bonwick, FRGS, resume así los poderes de los adeptos egipcios: "Los místicos egipcios podían levitar, recorrer el aire, manejar el fuego, vivir bajo el agua, sostener una gran presión, sufrir mutilaciones inofensivas, leer el pasado, predecir el futuro, hacerse invisibles, y cura la enfermedad". Podemos comparar este relato con algunas noticias recientes del Tíbet, otra tierra famosa por la magia. El doctor Alexander Cannon, distinguido científico, doctor en medicina, célebre psiquiatra, maestro de artes y miembro de la Royal Geographic Society, ha traído un extraño registro de la tierra de los Lamas. Vio un árbol marchitado por un dedo puntiagudo, un hombre muerto resucitado, el Gran Lama rodeado por un aura azul de tres pulgadas de espesor y un ser humano elevado al aire por puro esfuerzo mental. El Consejo del Condado de Londres pidió al Dr. Cannon que renunciara a su cargo, como jefe de una institución conocida, por sus comentarios, pero más tarde, extrañamente, después de una investigación posterior, retiró la demanda. Parecería que la era de los milagros no está muerta. (O que la presión de un juramento masónico todo lo puede). 
De los escritos de Proclo e Jámblico podemos obtener una considerable comprensión de los principios de la magia egipcia. Para los antiguos filósofos, incluso Pitágoras y Platón, la magia no era un misterio. Según Proclo, los sacerdotes iniciados comprendían tan plenamente la simpatía mutua entre los mundos visible e invisible que podían cambiar el curso de la acción y centrar las virtudes divinas en las naturalezas inferiores. Según Platón, la forma más alta de magia consistió en el culto divino de los dioses, y según Jámblico, los sacerdotes, por medio de la teurgia sacerdotal, pudieron ascender de un estado material de conciencia a una realización de las esencias universales, comprensión del propósito universal por el cual el funcionamiento de altas hazañas de la magia se hizo posible. 
Puede ser apropiado en este punto establecer una línea clara de demarcación entre la magia y la brujería. El término magia no estaba asociado con el malabarismo oculto por los egipcios sino que surgió de una comprensión profunda de la ley natural.




Si reconocemos a los Iniciados egipcios que poseían algún conocimiento no común a los llamados hombres cultos de hoy, no admitimos necesariamente la creencia en la superstición. La superstición está estrechamente relacionada con lo sobrenatural, pero la magia infiere el conocimiento de lo superfísico. Podemos decir, pues, que la creencia en lo sobrenatural es la base de la superstición; pero la creencia en lo superfísico es la base de todas las formas de misticismo. Creer en lo sobrenatural es implicar creencia en lo que es contrario a la naturaleza y tal creencia, distorsionando los valores, conduce rápidamente a la superstición. Los sacerdotes egipcios no reconocieron lo sobrenatural, sino que hicieron hincapié en la verdad filosófica de que lo visible y lo invisible, o lo visto y lo invisible, juntos constituyen la naturaleza. La naturaleza es tanto un mundo invisible como un mundo visible. En otras palabras, hay muchas verdades naturales que se encuentran más allá de las percepciones sensoriales físicas. Creer en lo sobrenatural es locura, pero creer en lo superfísico es sabiduría. Todo fenómeno, físico y superfísico, es susceptible de análisis y clasificación. El metafísico moderno no cree en los milagros, ni tampoco los antiguos sacerdotes egipcios. En algún lugar de la naturaleza hay una causa para cada efecto, pero como hay muchos efectos que confunden nuestra comprensión, hay muchas causas que escapan a nuestra percepción. La ciencia reconoce la causa y el efecto en el plano físico de la acción, pero aún no ha redescubierto que todas las causas son intrínsicamente superfísicas, es decir, todas las causas se encuentran en el campo moral, mental o psicológico.

Ahora hemos colocado las cosas en donde el sr Haall quería: elevamos la metafísica egipcia al nivel de ciencia y rebajamos todas las religiones a supersticiones. Sólo ellos tienen "derecho de existencia".

La metafísica antigua era una ciencia dedicada a la percepción y clasificación de tales causas, que se encuentran enteramente en la esfera del espíritu o la razón. El metafísico tenía como tarea el discernimiento y el establecimiento de un concepto del universo subjetivo suficiente para sostener y producir el universo objetivo. Es imposible imaginar el mundo material suspendido de la nada, sostenido por nada, y sostenido por nada. Tan seguramente como la vida física del hombre depende de la presencia de una energía subjetiva, seguramente es la vida física del universo sostenida por una vida invisible y cognoscible sólo para el metafísico. 
"La magia", dice el general Albert Pike, "es la ciencia exacta y absoluta de la naturaleza y sus leyes". Del conocimiento de esta ciencia absoluta surge la ciencia oculta. De la experiencia en la ciencia oculta surgirá a su vez el arte teúrgico, pues tan seguramente como el hombre ha adaptado su universo físico a sus propósitos, seguramente el adepto adapta el universo metafísico a sus propósitos. Reconocer que los egipcios poseían el poder de adaptar las fuerzas místicas a los fines físicos es conferirles la habilidad en las artes más perfectas y difíciles, pero negar esta capacidad de los sacerdotes egipcios es negar lo evidente y debemos resignarnos al hecho innegable de que poseían una forma de aprendizaje que no ha sido conferida a esta raza presente.

La repetición "ad cansansum" de frases como "inevitable", "innegable" y otras similares NO IMPLICA QUE LO AFIRMADO SE TRANSFORME EN VERDAD, sólo la demostración con pruebas lo es, y el sr Hall lo sabe muy bien, pero al carecer de ellas (o no querer revelarlas porque son "secretas", tanto da) descarta magistralmente la discusión AFIRMANDO LO INAFIRMABLE: que "nadie puede negar", cuando la realidad es que NADIE NO PUEDE PROBAR. Decir que es innegable que los sacerdotes egipcios poseían estas capacidades es ir más allá de las pruebas factibles (ay, cierto, olvidé la metafísica especulativa intuitiva) que exigen a sus opositores para sustentar sus CREENCIAS. 


La comprensión de que los egipcios eran una gente altamente civilizada altamente informada y altamente dotada, formada durante largo tiempo en los misterios de la vida subjetiva otorga una nueva perspectiva a toda la vista de su cultura. Los percibimos desarrollando sus ciencias físicas, fabricando vidrio, imitando perfectamente piedras preciosas por medios químicos, estableciendo los cimientos de la música, sobresaliendo en odontología y suficientemente entrenados en ingeniería para levantar monumentos incomparables y cambiar el curso del río Nilo. También los percibimos desarrollando su ciencia metafísica hasta el establecimiento de una magnífica filosofía de la inmortalidad consciente y arrancando de la muerte su poder aterrador. Su inspiración fue el impulso a toda la civilización occidental y nuestra deuda con ellos está más allá de la estimación. 
Es casi incomprensible cómo el mundo moderno puede reconocer el genio inherente de Platón, Aristóteles, Sócrates y Euclides y, sin embargo, rechazar los sistemas religiosos y filosóficos de los que eran el producto. Estamos amonestados a juzgar un árbol por sus frutos, pero ¿qué ha producido el mundo moderno en el camino de los pensadores digno de comparación con estos graduados de la escuela ateniense. Estos hombres creían en la metafísica, creían en los dioses, o al menos en la realidad de los seres divinos invisibles, creían en la magia y discurrieron sobre la constitución y la condición del alma humana. Sus códigos filosóficos y éticos se derivaron de los de los egipcios, y han hecho honor a sus maestros a través de las edades largas de la experiencia de la tierra. Por extraño que parezca, con cada nuevo descubrimiento de la ciencia moderna, nuestro horizonte se está estrechando. El universo del espíritu y la esfera de la mente - estos han desaparecido, y con ellos también han desaparecido las órdenes de las Jerarquías celestiales. Para nosotros no queda nada más que el mundo físico que, como un escarabajo, el científico moderno está tratando de retroceder a través del espacio con sus patas tras haber depositado en ella los huevos de su fe.

Ciertamente persiste el hecho de que en todas épocas, LOS SABIOS DE TODO EL MUNDO FUERON A EGIPTO EN BUSCA DE SABIDURÍA, y al parecer nunca se sintieron decepcionados. Sin embargo, NINGUNO EXPLICA EXACTAMENTE LO QUE APRENDIÓ, Y CADA UNO SALIÓ AL MUNDO A FUNDAR UNA NUEVA ESCUELA DE MISTERIOS PARA PROPAGAR LAS COSAS QUE APRENDIÓ BAJO SECRETO. Eso no me habla de "conocimiento de las causas y efectos de la física natural", me sugiere que, o bien pretenden mantener el secreto para tener poder sobre los ignorantes (y eso es lo que hace una facción, como veremos), o bien trabajan para un plan muy específico (y eso es lo que hace la otra facción, y también lo veremos). En el próximo, seguimos con Isis y Osiris. Y para enlazar, sugiero lean La "Magia Es Ciencia" Y Como Hollywood Prepara La Nueva Doctrina Masónica".






_________________________________________________________________________
FUENTES:
Muchísimas. pero como la mayoría se copian una de la otra y no siempre se descubre cuál es el original, he decidido nombrar a Internet como la madre ensaladera de todas las fuentes.   
GRACIAS, BILL COOPER
_________________________________________________________________________
Publicado por: Anunciadora de Sión
SOY CREYENTE EN YAHSHUA
Clicando AQUÍ encontrarán MUCHO MATERIAL
________________________________________________________________________





2 comentarios:

  1. Bueno solo tengo una observación me parece que en la siguiente cita "pero siempre es YO te iluminaré, porque YO soy superior " se malinterpreta lo que los gnosticos quieren dar a entender , la gnosis real pretende desintegrar el "YO psicológico" para desintegrar la superioridad, Buscamos una armonía y como solia decir el venerable maestro samael aun weor , la gnosis es la esencia de cada religión mas no es un "Cuerpo que va cambiando" como se expreso en el texto redactado, es indubitable que la gnosis hace aclaraciones mas precisas de lo que queremos lograr pero esas "precisiones" no se distan del propósito origina, no son cambios rotundos ni distanciados , para finalizar quisiera agregar que nosotros buscamos un bien común y un proceso evolutivo en cuanto al SER , para re conectarnos con la divinidad, Gracias por su atención.

    ResponderEliminar
  2. La gnosis samaeliana no es la gnosis de los gnosticos cristianos y los cataros; tampoco es la gnosis de los sufies musulmanes; tampoco es la gnosis del corpus hermeticum. Es la gnosis luciferiana masonica en su forma mas incipiente, la misma que dio forma a la gran fraternidad universal, a amorc, y a otro montón de escuelitas por el estilo y que al final exploto como el mare magnum multicolor que hoy llamamos new age. Su esencia es una sola YO SOY DIOS, MI ALMA ES UNA PARTÍCULA DE UN DIOS QUE
    SE FRAGMENTO A SI MISMO PARA REALIZARSE APRENDIENDO; todos sus supuestos sublimes misterios y arcanos no reportan otra cosa que esto, es el evangelio del panteísmo mas radical jamas profesado.

    ResponderEliminar

Antes de dejar su comentario, entiendan: ESTA PÁGINA NO ES PARA DEBATES. Pueden no estar de acuerdo con lo que aquí se publica y expresarlo correctamente, en cuyo caso el comentario será publicado, o manifestarse agresivamente como la mayoría hace, EN CUYO CASO NO SERÁ PUBLICADO. Ofertas pro-Illuminati son denunciadas como SPAM.